Región de Murcia Museos de la Región de Murcia Museos de la Región de Murcia
Museo de Santa Clara
El Museo
El Edificio
Publicaciones
Exposiciones Temporales
Información y Contacto
Actividades
Talleres infantiles
Programación educativa
Enlaces
Museos: modo logos / modo texto
El Museo

El Museo Santa Clara de Murcia se encuentra en la céntrica avenida Alfonso X el Sabio de la capital murciana y forma parte del Monasterio de Santa Clara La Real, uno de los edificios más emblemáticos y singulares de la ciudad. Su visita queda estructurada en dos espacios muy diferenciados: La sección de arqueología andalusí se encuentra ubicada en los salones de un antiguo palacio islámico del siglo XIII, en donde además se exponen representativas colecciones de arqueología y arte islámico de toda la región. La sección de Arte sacro alberga obras de arte de carácter religioso y conventual pertenecientes a la orden franciscana de Santa Clara.

SECCIÓN DE ARTE Y ARQUEOLOGÍA ANDALUSÍ
 
-
El pórtico norte del palacio (sala de Tudmir) expone una amplia gama de cerámicas y utensilios de diferentes periodos del Islam andalusí.
- Estos materiales, además de capiteles, placas conmemorativas y funerarias de mármol, proceden de una selección de la Sección Islámica del Museo Arqueológico de Murcia.
- La sala noble del palacio (sala de Sharq al-Andalus) exhibe las piezas suntuosas:, junto a los principales restos arquitectónicos proporcionados por las propias excavaciones de Santa Clara.
- De entre las primeras destacan joyas y tesorillos de monedas de oro de diferentes puntos de la Región, redomas de bronce, etc.
- Frutos de los trabajos in situ corresponden los arcos angrelados del salón sur, arrocabes y canecillos de madera, fragmentos de adarajas, que formaron parte de un a estructura de mocárabes, sin duda uno de los más antiguos de España.

Audiovisuales complementarios:

- “Palacios Reales de Santa Clara”: grandes rasgos de la historia de Tudmir y la evolución de los palacios musulmanes.
- “La paloma y el acebuche”: adaptación al público escolar.
- Interactivos de los yacimientos islámicos de la Región y de la evolución arquitectónica de los palacios islámicos de Santa Clara.

SECCIÓN DE ARTE SACRO (TIEMPOS DE SILENCIO) 

-
Situado en la galería barroca del monasterio. Combina un espacio gótico, único entre los monasterios de la vieja diócesis cartagenera, con la sobriedad y limpieza constructiva del misticismo franciscano.
- La exposición permanente muestra los distintos avatares del edificio y la vida y cultura de la comunidad religiosa del recinto conventual de tan larga tradición.
- Destaca la original bóveda del coro gótico, situado en alto tras el altar mayor de la actual iglesia, cuyas nervaduras están pintadas con un dragón simbólico.

Interesante colección de escultura, atesorada por las religiosas por:

- Dotes de las novicias que profesaban en el convento.
- Adquisiciones de fabrica.
- Donaciones familias murcianas a lo largo de los siglos.

El Real Monasterio de Santa Clara alberga una parte importante del arte y la historia de Murcia. Durante siglos estuvo situado en la periferia de la ciudad, en el arrabal murado de la Arrixaca, rodeado de huertos cercados, acequias y jardines recreativos. El convento de monjas franciscanas fue fundado sobre el denominado Alcázar Seguir, un palacio islámico del siglo XIII atribuido al emir Ibn Hud y a sus inmediatos sucesores que acogió la decadente corte de los últimos reyezuelos musulmanes murcianos. Previamente, durante la etapa almorávide y el emirato de Ibn Mardanish, se construyó otro conjunto aúlico en el mismo lugar, del que han quedado algunos significativos restos visibles.

Tras la sublevación y represión de los mudéjares en 1264-1266, el palacio de los huríes fue sustraído a la autoridad de los reyezuelos musulmanes, convirtiéndose en Casa Real de la monarquía castellana hasta que el rey Pedro I, en 1365, lo dio a la abadesa Berenguela de Espín y a la Orden de Santa Clara para que ampliaran el convento que ya poseían en las inmediaciones y que había pertenecido originalmente a sus hermanos de religión, los frailes menores. Desde entonces, las religiosas iniciaron una lenta transformación de la residencia doméstica musulmana, adaptando sus estancias a nuevas y distintas necesidades propias de la vida en comunidad.

Bajo el patronazgo de algunos regidores del concejo murcianos se levantó una primera iglesia adosada por el este al conjunto palatino y se amortizó la gran alberca y arriates del palacio hasta convertirlos en simples terrenos de cultivo. El piadoso mecenazgo también contribuyó a incrementar las huertas anexas al monasterio y la propiedad de censos y rentas. En los albores de la Edad Moderna se construyó la doble galería gótica adosada a las crujías y fachadas del pórtico islámico. Los amplios salones y los estrechos pórticos del palacio hudí fueron subdivididos para crear el locutorio y la portería, refectorio, cocina y provisoría anexa. Más adelante, se edificó la nave oeste para dormitorio y lugar de trabajo de las religiosas y, por último, en el lateral oriental la actual galería barroca. En paralelo, durante el siglo XVII se levantó un nuevo templo en sustitución del medieval, aunque se conservó la cabecera del primitivo incorporándola a la nueva iglesia barroca como coro alto.

Durante el siglo XX se suceden tiempos difíciles para la comunidad de las hermanas de Santa Clara. Acuciadas por las necesidades, se desprenden definitivamente del ala oeste del monasterio. Al poco tiempo llega la Guerra Civil con la exclaustración de las religiosas y la conversión del monasterio en cuartel de tropas. En los años sesenta se derriba el ala sur destruyendo los restos de arquería del palacio islámico para construir en su lugar un garaje, aunque en este caso afortunadamente fue por tiempo limitado y en régimen de alquiler. Por último, al finalizar los años setenta, comienzan tímidamente los trabajos de restauración y excavación del monasterio, que experimentan un decidido y definitivo impulso tras la firma en 1995 de un convenio marco entre la Comunidad Autónoma de la Región de Murcia, el Ayuntamiento de Murcia, la Caja de Ahorros de Murcia y las propias religiosas al objeto de acometer una intervención global de restauración y excavación arqueológica en amplias zonas del monasterio. Se levanta una residencia de nueva planta para las monjas en el ala sur, lo que permite la reconstrucción de los alzados del palacio islámico en el frente norte y la recuperación parcial de las estructuras hidráulicas y jardines del mismo. Las obras culminan con la adecuación de las crujías norte y oeste del monasterio como Museo de Santa Clara, que contiene las secciones tituladas “Arte y Arqueología Andalusí” y “Tiempo de Silencio”.
Región de Murcia Cool-Tura Forum Museos