Cehegín

Top 10

En el corazón de la comarca del Noroeste se extiende el municipio de Cehegín. Pobladores prehistóricos, íberos, romanos, visigodos, árabes y cristianos eligieron estos paisajes de naturaleza cambiante para dejar un legado que hoy puede ser disfrutado por todos

01

Cehegín

CASCO ANTIGUO

El casco antiguo de Cehegín es sin duda uno de los más bonitos de la Región. Declarado Conjunto Histórico Artístico, estas calles y callejuelas repletas de casas señoriales, palacios, iglesias, miradores y más de 116 escudos nobiliarios son un museo en sí mismo. Merece la pena que detengas tu paseo en las Iglesias de Santa María Magdalena, la de la Soledad y la de la Concepción, recientemente restaurada. También son paradas obligadas el Palacio Villar de Felices y el de Jaspe, la Casa Conde de Campillos, el Hospital de la Real Piedad y el Palacio del Duque de Ahumada. Si todavía no entiendes cómo una ciudad puede reunir tanto encanto en tan poco espacio, puedes buscar la respuesta mediante un itinerario con audioguía.

02

Cehegín

LA CIUDAD PERDIDA

Si quieres vivir una experiencia arqueológica en estado puro, a tan sólo 3 km. de Cehegín encontrarás la ciudad romano-visigoda de Begastri, considerada como la villa de estas características más importante del país. Íberos, romanos y visigodos se establecieron en este entorno que fue sede episcopal durante su época de máximo esplendor y que ha permanecido oculto cientos de años. Su símbolo es la 'Cruz Monogramática'.

03

Cehegín

TRES POR UNO

El Museo Arqueológico de Cehegín en realidad son tres. Y es que sus salas están repartidas en tres edificios históricos de la Plaza del Castillo que, como pórticos del tiempo, ofrecen la posibilidad de conocer de primera mano las antiguas civilizaciones que habitaron en esta localidad. La Casa del Concejo, el Palacio de los Fajardo y el Edificio anexo de la Calle Mayor comparten una de las colecciones más ambiciosas de la Región, en la que se aborda la época prehistórica, íbera, tardorromana-visigoda y medieval.

04

Cehegín

SANGRE AZUL

Visitar el Palacio de los Duques de Ahumada es entrar en uno de los inmuebles privados más emblemáticos e interesantes de la Región. Dentro del palacete, ubicado en la calle Mayor, destaca el salón de baile, el despacho del duque, el salón rojo y la capilla, donde se conserva el retablo barroco y diferentes objetos y prendas litúrgicas. En el sótano encontrarás el Museo Etnográfico, en el que se exponen uniformes de la Orden de Santiago, varios trajes de corte de los siglos XIX y XX, una muestra de la artesanía de los alpargateros, tan vinculada con Cehegín, y varios carruajes de caballos en el patio del castillo.

05

Cehegín

¿TE MARAVILLAS?

El Santuario de la Virgen de las Maravillas, también conocido como el convento Franciscano de San Esteban, es un foco de atracción espiritual tanto para los habitantes de la localidad como para los turistas. Declarado Monumento Nacional y construido entre los siglos XVI y XVIII, éste es uno de los pocos ejemplos de barroco murciano genuino que todavía subsisten. El santuario acoge desde 1725 la imagen de Maria Santísima de las Maravillas, una hermosa virgen que al poco tiempo de llegar se convirtió en la Patrona de la villa. De la zona conventual, la que más te llamará la atención es el claustro barroco de su interior, eje sobre el cual gira el resto de las edificaciones del convento.

06

Cehegín

EL MESONCICO

El último domingo de cada mes, excepto en verano, en lo más alto del Casco Antiguo de Cehegín se celebra el mercadillo artesanal El Mesoncico, declarado Patrimonio Cultural Europeo. Muchos artesanos de la zona se dan cita aquí para ofrecer productos tan dispares como embutidos, cerámicas, dulces, jabones, vinos o quesos. Los mercadillos son temáticos y en ellos son habituales las degustaciones y las demostraciones en vivo de los antiguos oficios artesanos. Una de las maneras más cómodas de desplazarte es a través de un servicio de transporte gratuito que conecta la Plaza del Mesoncico con el Parking de la explanada del Centro Tecnológico del Mármol.

07

Cehegín

RUTA DE LA TAPA

La ruta de la Tapa y el Cóctel de Cehegín es un atractivo muy consolidado que atrae cada marzo a miles de visitantes que acuden a degustar las tapas más innovadoras y los mejores cócteles. Te proponemos implicar a tus cinco sentidos en este itinerario gastronómico, con el que podrás ahondar en la riqueza de la cocina mediterránea mientras vas sellando tu rutero y ampliando tus conocimientos sobre ingeniería culinaria. Si no quieres desorientarte, no pierdas de vista el mapa con el que podrás localizar fácilmente la ubicación de los establecimientos participantes. Otra opción es olvidarte de todo, subirte al minibús gratuito e ir de bar en bar según te vaya apeteciendo.

08

Cehegín

FESTI-SEPTIEMBRE

Las fiestas patronales de Cehegín se celebran cada año del 8 al 14 de septiembre, una época idónea para dejarse caer por la localidad ya que el clima es perfecto y el ambiente es el más animado de todo el año. El punto neurálgico de las fiestas es el Recinto Ferial, donde se instalan unas 150 barracas de grupos y peñas. Además, en estas fechas se llevan a cabo multitud de eventos para todas las edades entre los que destacan la romería rociera, el día de los huertanos y el para los más "cañeros", el Festibando.

09

Cehegín

ESCUELA DEL VINO

Después de conocer esta propuesta, te volverás loco por volver a la escuela. Ésta en particular se encuentra en el interior de una bodega del s. XVII, concretamente en los sótanos del Palacio de la Tercia, y en ella se enseñan todas las cuestiones relativas al vino, como los tipos de uva, los tipos de copas, de botellas e incluso de saca corchos, los procesos de elaboración de los vinos, las temperaturas de servicio y el maridaje. Como la mejor manera de aprender es practicando, te sugerimos que participes de manera activa en las catas y en los talleres.

10

Cehegín

LA PERA DEL SABOR

Cehegín es un destino gastronómico de peso. Sus platos más típicos son tan sustanciosos como exquisitos. Aquí destacan el empedrao y el chamorro, las migas, los potajes, la olla de matanza y los arroces en todas sus variantes. Uno de los mayores orgullos de los locales es el pero de Alcuza o pero de Cehegín, una fruta de invierno que a pesar de su nombre es más pera que manzana y que posee unas peculiaridades en cuanto a sabor y aroma que lo hacen diferente al resto de sus congéneres. Los más golosos saciarán sus deseos con dulces típicos como las garrapiñadas, el alfajor o las picardías. Recuerda, una buena manera de introducirte en este universo gastronómico es embarcarte en alguna ruta de la tapa o participar en las degustaciones típicas ofrecidas en los mercadillos artesanales.

Subscríbete a nuestra newsletter