Archena

Top 10

Recorrida por el Río Segura, Archena es la puerta al Valle de Ricote. Este fértil oasis rodeado por montañas es famoso por el poder curativo de sus aguas termales y por una historia que se remonta a la época de los íberos

01

Archena

VITAMINA B

B de beneficio, B de balneario, B de belleza. Como un oasis dentro de otro, y en un increíble paraje natural emplazado en el mismísimo corazón del Valle de Ricote, te espera el Balneario de Archena. Este complejo de más de 200.000 m², considerado como una de lasmejores estaciones termales de España, supone una apuesta segura si buscas relajarte, tonificarte y supermineralizarte. Y es que tras 15.000 años en el interior de la Tierra cargándose de propiedades curativas, las aguas de su manantial se han vuelto tan pacientes como beneficiosas. Aquí podrás disfrutar de las mejores instalaciones y de los últimos tratamientos de salud, belleza y por qué no decirlo, también de felicidad.

02

Archena

AIRES DE POETA

Te presentamos la ruta más panocha y más ribereña de la Región, la del poeta Vicente Medina. Este paseo transcurre por el margen izquierda del río Segura, entre norias, miradores y estampas naturales con acento morisco. Anda tú si quieres, por esta sendica que va del balneario de Archena hasta el término municipal de Lorquí, y en la que te saldrán al paso los versos más inspirados del genial poeta archenero. En las inmediaciones del Museo de Archena, tendrás la oportunidad de mejorar tu calidad de vida y de pasar un buen rato con los más pequeños gracias a los circuitos biosaludables, mientras aprecias una de las mejores vistas de localidad.

03

Archena

ALFOMBRAS DE FLORES

Acércate a finales de mayo o junio a la procesión del Santísimo Corpus Christi, durante las Fiestas Patronales de Archena. Te aseguramos que te maravillarás ante las alfombras de flores que los vecinos tienden en las calles para preparar el paso del Santísimo, pues sólo Él puede pisarlas. Estas laboriosas obras de arte están elaboradas a partir de pétalos de flores, hojas de plantas aromáticas, arena, serrín y sal, consiguiendo un efecto multicolor realmente vistoso. La fiesta también incluye elección de reinas y damas, la carroza del vino, feria, espectáculos, actividades deportivas e infantiles y una apasionada romería.

04

Archena

MESTIZAJE FESTIVALERO

Coincidiendo con las fiestas patronales, Archena celebra sus festejos de Moros y Cristianos aunque con un acento muy de aquí. Durante una semana se organizan pasacalles, alardes de arcabucería, desfiles, ofrendas de flores a los patronos y un parlamento o embajada con guerrilla, donde se representa la firma de la Carta de Fundación entre la población mudéjar y la Orden Hospitalaria de San Juan de Jerusalén, dueña por entonces de estas tierras. Además del Gran-Desfile, otros de los actos más multitudinarios es la "noche miguera", en la que casi la totalidad del municipio participa en el concurso de gachasmigas.

05

Archena

MUSEO DE ARCHENA

Uno de los lugares que no puedes dejar de visitar una vez llegado aquí es el Museo de Archena. Lo primero que impacta es su diseño exterior, con un acristalamiento transparente ideado para no obstaculizar la belleza de la ribera del río Segura a su paso por Archena. En su interior, podrás descubrir la verdadera historia de la Villa Termal de Archena a través de restos arqueológicos, piezas históricas y otros objetos de interés legados por los diversos pueblos que desde la prehistoria se asentaron aquí atraídos seguramente por la que es una de las huertas más fértiles de la Región.

06

Archena

SABORES DE SIEMPRE

No hay nadie que no se rinda ante una buena receta, y en Archena las hay en abundancia. Tanto por historia como por geografía, el Valle de Ricote recoge en su gastronomía los guisos y repostería de sus antiguos pobladores moriscos. Acompañando el ritmo de las estaciones, esta gastronomía tiene como base las verduras, las hortalizas y las frutas. Cuando llueve, es típico comer arroz y conejo y gachasmigas. También es tradición el guiso de trigo con hinojos o alubias, especialmente en Cuaresma, los michirones, los potajes de acelgas, la olla gitana y las gachas, realizadas sólo con harina, aceite, agua y sal. También cabe mencionar el pebre que consiste en sopas de pan con codillo de cordero y las típicas sopas de ajo. En cuanto a la repostería destacan los cuernos de merengue y hojaldre, los pitisú de crema y los negritos con merengue y chocolate. La confección de mermeladas caseras, especialmente las de albaricoque y melocotón, es una tradición aún vigente. Para navidades son muchas las casas donde se siguen haciendo, de forma artesanal, mantecados y rollos de manteca, además de los cordiales y pastelillos de cabello de ángel con anís; y en la Pascua de Resurrección son típicas las monas con huevo.

07

Archena

EL BARROCO SOBRIO

La iglesia de San Juan Bautista es otra parada imprescindible en Archena. Esta edificación barroca de finales del XVIII, construida con la ayuda de los vecinos de la villa y ejecutada con ladrillo visto y zócalo de sillares, destaca sin embargo por la sencillez y sobriedad de su fachada, que como una ventana al futuro ya apuntaba hacia el academicismo del siglo XIX. El retablo original, junto con todas las imágenes, fue destruido durante la Guerra Civil, siendo el actual una imitación de los góticos. Entre las esculturas de los diferentes altares hay que destacar la Dolorosa, el Cristo Crucificado y el Jesús Nazareno, junto con la imagen de la Virgen del Rosario, tallada en madera, la del Carmen y la de La Piedad.

08

Archena

LA CASA GRANDE

La edificación más antigua e importante con la que cuenta la Villa de Archena es la Casa Grande, edificio renacentista propiedad de la Orden Hospitalaria de San Juan de Jerusalén. Fue construida en el siglo XV, y en sus comienzos fue empeñada como Casa de la Tercia y almacén de grano. Cada una de sus fachadas es diferente a la otra, respetándose sólo la simetría de los vanos en los diferentes órdenes de la fachada principal. Fue profundamente reestructurada en el siglo XIX, cuando se le añadió el balcón corrido de la fachada principal, de la que te llamará la atención su bonito alero y la forja de sus ventanas. El edificio, adquirido por el Ayuntamiento a finales del siglo XX, es actualmente la sede de la Casa Consistorial.

09

Archena

¡ESTO ES ... ESPARTO!

Rumbo al núcleo del municipio, en el Palacete de Villarías, encontrarás uno de los museos que más éxito están teniendo entre locales y turistas, el Museo del Esparto y Antigüedades de Archena. Aquí podrás disfrutar de innumerables piezas artesanas realizadas con esparto, aperos y herramientas de labranza huertana. Entre lo más curioso, se encuentra una réplica en esparto de la Iglesia San Juan Bautista, el Pozo murciano o incluso ¡un bikini elaborado con este material! Una vez sepas qué son los cachuleros y las seras, y que hayas disfrutado del museo, podrás concentrarte en el jardín exterior, en el que te esperan algunas sorpresas como un eucalipto protegido de seis metros de circunferencia y un paraje de estanques y cascadas ideal para espíritus románticos.

10

Archena

EL VASO DE LOS GUERREROS

Archena custodia uno de los yacimientos arqueológicos de época íbera más conocidos e importantes de la Península, El Cabezo del Tío Pío. Las excavaciones revelaron que en este punto se levantó un poblado íbero, ocupado desde el siglo VI a. de C. hasta finales del siglo I de nuestra era. Entre los tesoros que escondía el yacimientos destacan doce ánforas, urnas cinerarias y kalathos, cerámicas áticas y armamento, como falcatas y soliferrum. Pero sin duda, la joya de la corona es el Vaso de los Guerreros, una pieza que se encuentra expuesta en el Museo Arqueológico Nacional de Madrid y cuya réplica se puede ver en el Museo de Archena.

Subscríbete a nuestra newsletter