ABANILLA

ABANILLA, POR EL LUGAR ALTO

DESCRIPCIÓN

Esta ruta se desarrolla por la zona más elevada de la villa y donde se desarrolló en antaño los primeros asentamientos iberos y más tarde, árabes. Antes de la invasión árabe, Abanilla formaba parte del patrimonio territorial de un noble visigodo llamado Teodomiro. A él pertenecía Alicante y parte de la Región de Murcia, a toda esta zona se le denominó Cora de Tudmir y tenía su capitalidad en Orihuela. En el año 713, el caudillo Abdelaziz (hijo de Musa Ben Nusair- El moro Muza) firma pacíficamente el pacto de Orihuela o de Teodomiro, en él se acuerda seguir con la administración de la Cora con la condición del pago de un tributo. En el periodo visigótico, Orihuela alcanzó altas cimas de grandeza y esplendor.
El nombre de nuestra villa se denominó en la época árabe con varios nombres: Al`Bayada, Al`Banyala y Bauyaliya. En la cultura árabe Al¿Bayada significa lugar de tierra blanca y, por extensión, al poblado, sitio de casas blancas.
En un recorrido que comienza en la plza. del Ayuntamiento de Abanilla, iremos visitando e imaginando cómo fue la Abanilla árabe y después cristiana, Favanella, con la importante presencia de la Orden Militar de Calatrava que en 1501, que con la conquista de los Reyes Católicos del Reino Nazarita de Granada, deben acatar el decreto de imposición bautizando a los mudéjares (para convertirse en moriscos) y convertir las mezquitas en iglesias, la Aljama en concejo, el cementerio árabe en cristiano...
A través de la calle Mayor, pasaremos junto a la decorada fuente de la plaza de las Cortes. Por esta inclinada calle, llegaremos hasta el paseo de la Lonja, llamado así por ser el lugar donde los árabes hacían el mercado y a través de la calle Subida al Castillo, deberemos imaginarnos que justo ahí debía estar la única puerta de acceso. Una puerta, probablemente en forma de herradura sobre la que había una cámara (habitación), donde el "Alfaquir" impartía justicia.
Otra empinada calle nos llevará hasta unas escaleras que acceden hasta el Lugar Alto, antes podremos ver casas cueva rehabilitadas que fueron en antaño habitadas por los árabes.
Tras contemplar las increíbles vistas, nos será fácil imaginarnos el porqué se asentaron allí. Donde hoy está el depósito de agua, estaba el castillo árabe, muy cerca la mezquita (después de 1500, iglesia gótica de San Benito), y la maqbara (cementerio árabe).
Para regresar a nuestro punto de inicio, andaremos por el conocido barrio de "La Cañada" que toma este nombre de los tiempos en los que la Orden de Calatrava tenía allí su zona de huerta o cañada. Pasaremos por la puerta de ermita de San Pascual, antiguo pastor trashumante que pasó por nuestra villa. Después el trazado de la ruta nos llevará hasta dos de las construcciones más importantes de la Orden de Calatrava en el pueblo: la Casa Pintada y la Casa de la Encomienda y finalmente, a través de la calle San José, acabaremos la ruta en la plaza del Ayuntamiento.

INFORMACIÓN

Tipo actividad: Urbana
Dificultad: Moderado
Distancia: 3 Km
Dirección: Ida y vuelta
Medios: A pie

MAPA

Subscríbete a nuestra newsletter