Barrancos de Gebas

Alhama de Murcia, Librilla

Información

¿Quieres saber cómo es el paisaje de la Luna sin salir de la Tierra? Acércate a los Barrancos de Gebas, en el centro de la Región de Murcia entre los municipios de Alhama de Murcia y Librilla.

Este espacio natural protegido sorprende por sus colores, sus formas, sus contrastes, su naturaleza y su historia, no dejando indiferente a ningún visitante que se adentre en sus descarnadas laderas con el telón de fondo de las aguas del embalse de Algeciras. Más aún, los Barrancos de Gebas son el contrapunto de los contrastes ambientales del sureste peninsular. Pocos lugares presentan tan cerca un bosque tan denso como el de Sierra Espuña, frente a un paisaje subdesértico como el de Gebas. A pesar es esta apariencia, el espacio alberga comunidades de fauna y flora muy interesantes por sus adaptaciones para vivir en unas condiciones muy difíciles como la escasez de lluvias y alta insolación.

Gracias a todos estos valores, los Barrancos de Gebas fueron declarados en 1995 Paisaje Protegido. Además, su alto valor geológico y geomorfológico representa uno de los mejores ejemplos de badlands de la Región de Murcia, lo que ha motivado su catalogación como Lugar de Interés Geológico (LIG).

Centro de Visitantes y Gestión “Ricardo Codorniú”
Teléfono: 968 431 430

Correo electrónico. infosierraespuna@carm.es / Web: www.murcianatural.carm.es

Folleto Paisaje Protegido Barrancos de Gebas (español)
 

Folleto Paisaje Protegido Barrancos de Gebas (inglés)
 

PORN Sierra Espuña y Barrancos de Gebas
 

EL PARQUE RECOMIENDA

El mejor modo de descubrir este lugar es disfrutando del paisaje desde sus miradores acondicionados y senderos habilitados, apreciando sus colores en las distintas horas del día y las distintas estaciones del año, oliendo sus aromas y escuchando sus sonidos.

Entre los atractivos del espacio natural destacan las esculturas geomorfológicas, una flora y una fauna que sobreviven a las condiciones extremas, el embalse de Algeciras y la cercana pedanía de Gebas (que le da nombre al paisaje).

Durante tu visita no olvides:

- Deja tu vehículo en los aparcamientos habilitados.
- Camina siempre por los senderos autorizados; crear atajos deteriora el suelo.
- Respeta la fauna y la flora del entorno.
- Evita hacer ruido, ya que molesta a la fauna y a otros visitantes.
- Conserva los elementos de interés geológico, arqueológico e histórico sin alterarlos ni llevártelos; son un bien de todos.
- Protégete del sol y lleva abundante agua.
- Evita recorrer este paisaje los días de intenso calor, insolación, viento y lluvia, así como si ha llovido recientemente.
- Hazte responsable de los residuos que generes; llévatelos a casa o utiliza los contenedores. Recuerda que las colillas y los alimentos también son basura.
- Lleva sujeta a tu mascota y recuerda recoger sus excrementos.
- No alimentes a los animales silvestres, por su salud y tu seguridad.
- En caso de emergencia, llama al 112.

 

Características
Tipo: Paisaje Protegido
Superficie: 1875ha
Naturaleza

FLORA

A pesar de las duras condiciones del entorno, existe un gran número de especies vegetales que han conseguido desarrollarse gracias a su adaptación a este tipo de hábitat. Es el caso de plantas como el salao (Atriplex halimus), siempreviva (Helihrysum stoechas), uña de gato (Sedum sediforme), escobilla (Salsola genist oides), esparto (Macrochloa tenacissima), boja negra o artemisa (Artemisia barrelieri), albardín o faso esparto (Lygeum spartum) y la tapenera (Capparis spinosa) En el hondo de los barrancos más húmedos aparecen taray (Tamarix sp), baladre (Nerium oleander), junco (Scirpus holoschoenus), carrizo (Phragmites australis) y caña común (Arundo donax). Y sobre algunas elevaciones próximas a la periferia del espacio se observan ejemplares de pino carrasco (Pinus halepensis) y espino negro (Rhamnus lycioides), entre otras. 

EL MEDIO FÍSCO 

La historia geológica de este lugar comienza hace unos diez millones de años, cuando Sierra Espuña era una isla y los sedimentos resultantes de su erosión se depositaban en el fondo del mar. Tras la retirada del mar hace unos seis o siete millones de años, ese antiguo fondo marino comenzó a erosionarse. Desde entonces, diferentes reajustes tectónicos, periódicas lluvias torrenciales y malas prácticas agrarias por parte del ser humano han terminado de crear esta maravilla natural. 

Los procesos geológicos han moldeado la roca a su capricho, permitiéndonos contemplar preciosas esculturas geomorfológicas como cárcavas, estratos de yeso, chimeneas de hadas y pipings.

FAUNA

El Paisaje Protegido de los Barrancos de Gebas contiene una comunidad faunística muy interesante compuesta por reptiles como la culebra bastarda (Malpolon monspessulanum), lagarto bético (Timon nevadensis) o la culebra de escalera (Rhinechis escalaris). Algunas aves rapaces que dejan ver su vuelo debido a la cercanía de la masa boscosa del Parque Regional de Sierra Espuña, tales como el busardo ratonero (Buteo buteo) o águila real (Aquila chrysaetos), que utilizan esta zona como área de campeo. Además, encontramos otras especies como el mochuelo europeo (Athene noctua), la grajilla (Corvus monedula), la chova piquirroja (Pyrrhocorax pyrrhocorax), el alcaraván (Burhinus oedicnemus) y, debido a la presencia de agua, acuáticas como el somormujo lavanco (Podiceps cristatus), zampullín común (Trachybaptus ruficollis), ánade azulón (Anas platyrrhynchos)o la gran garza real (Ardea cinerea).

Por último, el grupo de los mamíferos está representado por el escurridizo zorro (Vulpes vulpes), el jabalí (Sus scrofa), el erizo común (Erinaceus europaeus), el tejón (Meles meles) o el pequeño ratón de campo (Apodemus sylvaticus), además del famoso y omnipresente conejo (Oryctolagus cuniculus), entre otros.

USOS

La actividad agrícola de los Barrancos de Gebas representa aún hoy día uno de los mejores ejemplos de integración en el medio. Se trata de modelos agrícolas de pequeña extensión, con una marcada cultura por el aprovechamiento minimalista del agua, debido a la escasez de tan preciado elemento. Además, estas huertas tradicionales tienen un valor añadido, pues aportan una valiosa biodiversidad al conjunto territorial de los Barrancos de Gebas.
Este paisaje no siempre ha sido así. Antiguamente, en lo que hoy es el fondo del Embalse de Algeciras, existía un núcleo rural cercano a las actuales casas de Los Zancarrones que a día de hoy se encuentra sumergido por las aguas de este embalse construido en 1995

EQUIPAMIENTO

Existe un mirador señalizado con paneles interpretativos, desde donde poder admirar la práctica totalidad del Paisaje Protegido. Se puede acceder en vehículos a motor hasta el mismo mirador, ya que dispone de un aparcamiento con una capacidad aproximada de dos autobuses y quince coches, o de 25 coches.
Además, en el cercano Parque Regional de Sierra Espuña, se encuentra el Centro de Visitantes y Gestión “Ricardo Codorniú”, en donde se pueden conocer los principales valores naturales y culturales tanto de Sierra Espuña como de los Barrancos de Gebas. Dispone de sala de exposición y de proyecciones, además de un servicio de información y atención personalizada al visitante.

¿Cómo llegar?

En Librilla

Subscríbete a nuestra newsletter