FIESTAS Y TRADICIONES

TAMBORADA (SEMANA SANTA DE MORATALLA)

FIESTA DECLARADA DE INTERÉS TURÍSTICO REGIONAL

09 ABR 2020 - 12 ABR 2020

INFORMACIÓN

Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO

En Moratalla no hay espacio para el silencio. O tal vez sí, tal vez detrás del estruendo de los tambores no haya más que silencio individual, absoluto, un estado de tal concentración interior que los golpes incesantes, repetidos, redondos, competitivos no sean más que una forma de apartarse en soledad. Nadie se pone de acuerdo -y tampoco hay por qué- a la hora de explicar una costumbre antigua en la que otras ciudades, de la Región y del resto del país, participan. Es un acto ancestral, una ceremonia colectiva que no sólo protagoniza sino que define los días de la Semana Santa en Moratalla y que tiene como días principales Jueves Santo, Viernes Santo y Domingo de Resurreción en los que hay toque de tambor.

Pero también hay lugar para las procesiones, destacando: la del Cristo de la Sangre, del Prendimiento, Silencio, Santo Entierro y acto de Jesucristo Aparecido , patrón de la villa, con los tambores.

LO MÁS ESPECIAL
La alternancia entre el toque del tambor con las manifestaciones religiosas. Hasta la llegada de la democracia, el toque del tambor era considerado por la autoridad como una costumbre pagana que debía cesar antes de la salida de las procesiones. 

En la actualidad esta dualidad se ha atenuado llegando incluso la Cofradía del Cristo de la Sangre a incorporar un grupo de tambores a su procesión, con su túnica característica y toque acompasado. En la mañana del Domingo de Resurrección, muchos tamboristas se dan cita en la Iglesia Parroquial para recibir con sus redobles la salida de la imagen de Jesucristo Aparecido.


LAS PROCESIONES MÁS DESTACADAS
Las procesiones más pintorescas son la del Cristo de la Sangre, el Miércoles Santo y la del Prendimiento y la del Silencio, el Jueves Santo, donde a media noche en la plaza de La Farola hay un Encuentro entre los pasos de Nuestro Padre Jesús de Nazareno y La Dolorosa. También la procesión del Santo Entierro el Viernes Santo.

Los días de mayor fervor en la Semana Santa moratallera son Jueves Santo, Viernes Santo y Domingo de Resurrección. La mayor afluencia de tamboristas se da alrededor del mediodía y a últimas horas de la tarde, concentrándose en la zona de la conocida Farola y sus calles aledañas.
Lo más conocido de la Semana Santa en Moratalla es el tradicional toque del tambor y las túnicas de distintos colores que cada nazareno y tamborista lleva puesta durante los días de Jueves Santo, Viernes Santo y Domingo de Resurrección.


NO TE PUEDES PERDER
El toque de tambor durante toda la jornada los días de Jueves Santo, Viernes Santo y Domingo de Resurrección. 

Los duelos entre dos o más tamboristas, en los que rivalizan con sus tambores en destreza y potencia. 

El ritual del "apretado" de un tambor de cordel, en el que dos personas aúnan esfuerzos para lograr tensar las pieles de este instrumento, en un coordinado ejercicio de precisión y fuerza. 

El acto de Jesucristo Aparecido y los tambores, que se celebra el Domingo de Resurrección a las 12 h. de la mañana desde la Parroquia de Nuestra Sra. De la Asunción y el Desfile infantil que se realiza el Viernes de Dolores por la mañana a las 11 h. 

Ir de tapas por los establecimientos de la localidad y degustar comida y dulces típicos como el potaje de albóndigas o de Semana Santa, las tortas de bacalao y las habas de la zona o el mazapán de Moratalla.

Todas las procesiones comienzan desde la parroquia de Ntra. Sra. de la Asunción. Los mejores sitios para verlas es en el centro del pueblo, en la Zona de la Farola y calles aledañas, en La Glorieta, en la ctra. de San Juan, C/ Barrio Nuevo y C/ Constitución.

CURIOSIDADES
El tambor es completamente artesanal. Cada uno tiene un sonido único, siendo el resultado de un esfuerzo de varios meses hasta conseguir una asonancia perfecta entre las pieles de oveja y de cabra. El tensado de las pieles se lleva a cabo a través de los tornillos o del tradicional cordel. 

Moratalla es el único pueblo donde el tamborista - no tamborilero- toca con la cara tapada con capirote, redobla de forma personal e individual y viste túnicas que adoptan los más variados colores y combinaciones, siendo ese río multicolor uno de los aspectos que más impactan al visitante.

En las procesiones las imágenes son llevadas a cuestas y siempre hay algún que otro nazareno que desfila descalzo. 

Es frecuente que muchos de los tamboristas y nazarenos que se pasean por las calles del pueblo, ofrezcan al visitante caramelos típicos de Semana Santa, algunos de ellos elaborados artesanalmente en Moratalla.

LOCALIDAD DE MORATALLA

FECHAS DISPONIBLES


En Moratalla

Subscríbete a nuestra newsletter