COMPARTE
Destino Región de Murcia - Web Oficial

#enlaregiondemurcia

olvídate del paraguas y el abrigo

Cerrar

Cerrar
  • Buscador de alojamientos
  • Buscador de actividades
  • Buscador de vuelos
  • Buscador de autobuses

BUSCAR

CONOCE LA REGIÓN

Si quieres hacerte una idea del buen clima que te espera, de lo fácil que es recorrer nuestro territorio, de la densidad de personas hospitalarias que encontrarás y de otras cosas útiles, bienvenido a esta sección.

UBICACIÓN

Situada en el vértice suroriental de la Península Ibérica, entre la Comunidad Valenciana, Andalucía y Castilla-La Mancha, la Región de Murcia se extiende por un territorio de 11.317 km2 (el 2,2% de la superficie total de España), lindando al Norte con la provincia de Albacete; al Este con la provincia de Alicante; al Oeste con las provincias de Granada, Albacete y Almería y al Sur-Sureste con el Mar Mediterráneo.

Si tenemos en cuenta su superficie, la Región de Murcia ocupa el noveno lugar entre las Comunidades Autónomas del territorio español.

La Región de Murcia se ubica en pleno centro del Arco Mediterráneo peninsular, entre los 38º 45' y 37º 23' de latitud Norte y 1º 20' y 3º 03' de longitud. Este tomando como referencia el meridiano de Madrid.

UN POCO DE HISTORIA

La presencia humana en el territorio hoy conocido como Región de Murcia data, al menos, de hace 1.500.000 años. La confluencia entre la tierra y el hombre en la Región de Murcia ha sido una constante desde la más remota prehistoria. Los primeros testimonios de la presencia humana corren parejos a las culturas del Neanderthal, Cromagnon y, sobre todo, al neolítico. Los vestigios encontrados de la edad del hierro nos empiezan a hablar de cierto grado de evolución que se convierte en desarrollo agrícola y pecuario durante el periodo ibérico y, más tarde, en intensa actividad comercial con la presencia de pobladores fenicios, griegos y cartagineses en pugna con los moradores autóctonos. La conquista por parte de Escipión, en el 209 a.C., de la ciudad de Carthago Nova, supuso la explotación definitiva de lo que ya era un importante centro económico y político del Mediterráneo.

Con la conquista del territorio por Roma, se abrió una etapa de apogeo económico de la zona litoral que duraría más de 600 años.  En ese momento, se empezaron a potenciar las comunicaciones de la zona, la explotación de las minas y se sentaron las bases del aprovechamiento agrícola. Ya entonces eran muy apreciados los productos procedentes de la huerta regada por el río Táder (actual río Segura), así como la pesca del litoral. Después de una larga etapa de inestabilidad política, fruto de la desmembración del Imperio Romano, el dominio árabe comienza en el año 713 cuando Abdelaziz vence al ejército hispano-visigodo de Teodomiro en Cartagena. El año 825 supone otro momento histórico determinante, momento en el que es fundada la ciudad de Murcia por Abderramán II. El auge económico de la zona es patente a partir de esa fecha, ya que los árabes son los responsables del aprovechamiento del curso del río Segura, creando todo un complejo sistema de regadío, compuesto de acequias, azudes y norias, antecedentes del actual sistema de riego que sirvió para sacar un provechoso resultado a todo el fértil valle de huertas que circunda la ciudad de Murcia. La prosperidad económica de los árabes, sin embargo se vió alterada por las tensiones internas, por la presión fronteriza y por los desórdenes políticos internos. La creación de los reinos de Taifas es el último testimonio de un territorio que pronto caería -1243- bajo el vasallaje de Castilla y que terminaría integrándose definitivamente a la Corona con la firma de la Paz de Granada en 1492. A partir de este periodo, la paz llega a los territorios murcianos, experimentando un crecimiento sistemático en lo económico y en lo demográfico.

Se proyectan grandes obras, nacen incipientes gremios y florecen las ciudades al amparo del siglo XVI. Tras un periodo de inestabilidad, con un siglo XVII donde se suceden las epidemias, plagas y grandes sequías, se percibe un lento proceso de recuperación gracias al aumento de la superficie de cultivo agrícola y al aperturismo comercial.

Con el siglo XVIII se inicia una nueva etapa de crecimiento donde el esplendor urbano -paralelo al desarrollo artístico del célebre Barroco murciano- se complementa con la terminación de las obras de la Catedral de Murcia y la construcción del Arsenal de Cartagena, signos evidentes del desarrollo civil y militar. Los caprichos cíclicos de la historia quieren que el siglo XIX depare a la región un nuevo periodo de crisis, motivado por la sucesión de sequías e inundaciones. Y no es hasta bien avanzado el siglo, cuando se produce un nuevo relanzamiento de la economía de la zona de la mano de los procesos de industrialización cuyo motor fundamental era la riqueza de los yacimientos mineros. Pero la esquilmación de los recursos y el poder de una economía basada en su mayor parte en industria de capital extranjero, unido a la inestabilidad propiciada por las revueltas revolucionarias y la inexistencia de un comercio que mirara al exterior, sirven para tejer un panorama precario con el que iniciar el siglo XX.

Hemos de esperar hasta el final de la década de los años 20 para encontrar una región que toma definitivamente el carro del desarrollo -con el paréntesis inevitable de la Guerra Civil- alumbrando una industria de transformación agraria que potenció sectores como el de la conserva y que sirvió para modernizar todas sus estructuras agrícolas. Sobre esas bases, la región afrontó su expansión, asumiendo de lleno los cambios sociales y económicos necesarios con los que culminar un siglo XX lleno de firmes retos para afrontar el futuro.

SOBRE EL TERRENO

El espacio geográfico de la Región de Murcia se define por sus múltiples contrastes: tierras de secano y de regadío, llanuras y zonas montañosas, litoral e interior, viñas y mesetas, resultado, sin duda, de su condición de zona de transición entre la submeseta norte y el sistema subbético. Morfológicamente, el relieve del territorio regional se enmarca dentro del dominio de las Cordilleras Béticas y presenta una alternancia entre sectores montañosos, valles y depresiones, creando, en espacios reducidos, altos contrastes de altura. De su superficie total, la mayor parte se halla entre los 200 y 600 metros de altitud (un 45%). Un 23% del territorio se distribuye por debajo de los 200 metros de altitud y el 32% restante supera los 600 metros.

De la orografía regional conviene mencionar su punto más alto, situado en el macizo de Revolcadores (2.027 metros), así como las pobladas sierras ubicadas en el Noroeste y centro, tales como El Carche, Sierra Espuña, La Pila o Ricote, que constituyen la principal masa arbórea de la Región, con vastas extensiones de pino carrasco. También es digno de mención el nordeste murciano, por donde se extiende la comarca del Altiplano (Jumilla y Yecla): una extensa planicie poblada de viñas que dan como fruto magníficos caldos propios de la comarca. En su camino hacia el sur, la orografía de la región alterna cordilleras prelitorales y depresiones, por donde circulan los ríos Guadalentín y Segura, con fecundas huertas y amplias llanuras litorales de esplendor agrícola, las cuales presentan su mayor amplitud en el Campo de Cartagena.

Respecto de su costa, conocida con el nombre de Costa Cálida, el litoral de la Región de Murcia ofrece algo más de 170 kilómetros, donde se alternan pequeñas playas y calas con zonas rocosas y de escarpados acantilados. Como accidente geografico natural destaca La Manga, un cordón litoral que cierra la laguna del Mar Menor y lo separa del Mar Mediterráneo, únicamente comunicados por canales o golas.

La Costa Cálida ofrece playas de aguas bravas y calas de plácidas y serenas aguas. Dunas, playas, salinas, humedales... la franja litoral de la Región de Murcia reúne un buen número de zonas de indudable interés medioambiental, no en vano muchas de ellas pertenecen a la red de Espacios Naturales Protegidos de la región. Lugares donde poder encontrar, aún en nuestros días, especies de flora y fauna autóctonas como la sabina mora, variedad de árbol autóctono, o el fartet, un diminuto e insólito pez, único en su género.

CLIMA

La Región de Murcia presenta las características propias del clima mediterráneo subtropical semiárido. Estas condiciones climáticas se concretan en una temperatura media anual de 19ºC, con veranos calurosos e inviernos suaves (11ºC de temperatura media en los meses de enero y diciembre y 27ºC en los meses de julio y agosto).

En la Región de Murcia las horas de sol al año suponen aproximadamente 3.000.

En general, las precipitaciones son escasas (aproximadamente 300-350 mm/año) en todo el territorio regional, si bien es un fenómeno frecuente la concentración de lluvias en periodos como la primavera (abril) o el otoño (octubre), siendo el verano una estación eminentemente seca.

La Región de Murcia se caracteriza por ciertas diferencias climáticas que pueden hacer oscilar los valores reseñados anteriormente. Como causas de esta disparidad podemos hablar de la orientación y exposición a los vientos dominantes, distancia con respecto al mar o la propia configuración del relieve.

Ello hace que las diferencias térmicas entre el litoral y el interior sean mucho más acusadas en invierno. En el litoral no suelen descender de 10ºC, mientras que en las comarcas interiores de mayor altitud no se exceden los 6ºC. En estas comarcas se localiza la mayor densidad de lluvia, con 600 mm de promedio anual.

POBLACIÓN

Según los datos del último padrón, de fecha 1 de enero de 2011, la Región de Murcia cuenta con una población de derecho de 1.470.069 habitantes. Si analizamos el desarrollo demográfico del territorio, podemos comprobar cómo el incremento de población ha sido una constante en todas las décadas del siglo XX, si bien es a partir del año 1976 cuando la Región de Murcia empieza a registrar un aumento por encima de la media nacional, debido sobre todo a la inversión de las tendencias migratorias que hasta ese momento habían convertido a Murcia en lugar de salida de población que buscaba oportunidades en otras regiones e incluso en el extranjero.

Entre los años 1991 y 2001, la variación de la población se establece en un 13,8% frente a la media de crecimiento nacional que queda establecida en un 5,8%, según los datos del Ministerio de Administraciones Públicas.

En la actualidad, la densidad de población es de 129,9 habitantes por kilómetro cuadrado, situándose la media nacional en 93,3. La Región de Murcia se ha convertido en una zona receptora de población, el número de inmigrantes recibidos ha sido mayor que el número de emigrantes. El intercambio interprovincial se produce entre Murcia y Alicante, Madrid, Albacete, Barcelona, Valencia y Almería.

También es destacable reseñar el importante aumento de población extranjera de la tercera edad que han elegido la Región de Murcia como un lugar idóneo donde disfrutar de su retiro en un entorno privilegiado y de clima benigno.
Información Turística 968 277 702
© Instituto de Turismo de la Región de Murcia
Información Turística   968 277 702
Cerrar